ESTUDIO DE LAS PARTES ARÁBIGAS
POR REGENCIAS PLANETARIAS

Por Juan Trigo

En los últimos años tenemos la fortuna de disponer de tan numerosos como ilustrados trabajos sobre ese gran olvidado de la astrología moderna, como son las partes arábigas. Para una comprensión esencial de estos elementos de interpretación recomiendo al lector repasar la bibliografía que cito al final de esta comunicación. Yo voy por tanto aquí a ir directamente a objeto de mi aportación.La mayoría de los procesos de investigación nacen de la necesidad de comprender. En mi caso, después de muchos años tratando de transcribir los vestigios de los originales “lotes” griegos al lenguaje común de nuestros días me he decidido por hacerlo al revés, emplear los instrumentos que usamos modernamente (aunque siempre proceden de la Tradición) para aportar una propuesta de interpretación. He dicho vestigios, porque todos sabemos que lo que hoy usamos de astrología no es ni una foto borrosa de un dibujo a mano alzada de la punta de iceberg de lo que llegaron a ser las enseñanzas en astrología de la antigüedad.

De ahí que sea tan inquietantemente difícil aplicar a la vida cotidiana los dictados literales de Guido Bonnatus, Al Biruni, Ben Ragel, etc. Y como yo no me resignaba a dejarlo por imposible o usar la imaginación o la devoción (ninguna de cuyas cualidades, desgraciadamente, se atribuye a Capricornio, mi signo solar) simplemente he tratado de buscar una vía pragmática.En síntesis, un parte (o una parte o un lote, lo que en esta vida te está destinado respecto de una u otra área) es la expresión de dos planetas a través del Asc. o de otra casa. Pues bien, lo que propongo es tener presente el estado cósmico de cada uno de esos planetas en la carta natal en particular que estamos estudiando (posición por casa y signo, aspectos y de qué casa es regente) para “leer” en consecuencia la interpretación de la parte igualmente por casa y signo. Ya recuerdan algunos de mis lectores que sigo manteniendo mi oposición al método de las recetas en astrología, para substituirlo por la interpretación directa y genuina de la carta natal basada en la combinación de cada uno de sus elementos.

Quiero decir que no me sirve de mucho el uso de los nombres con que la tradición bautiza a las partes y de menos aún sus descripciones literales. Por ejemplo la parte que se extrae de sumar al Asc la diferencia de longitudes entre Saturno y el Sol recibe el nombre una veces de “Fatalidad”, otras “del Padre”, como también Ben Ezra llega a llamarle de la “Victoria”, porque aquella significación de fatalidad puede transformarse en victoria por el instinto de seguridad y perseverancia de las ambiciones, que residen en la voluntad o consciencia de la persona. Aunque lo difícil del caso sea discernir a priori si la persona será capaz o querrá hacer esa transformación.Es de todos sobradamente conocido por la experiencia que la Parte de Fortuna encierra significaciones muchísimo mas profundas y sutiles que lo que mundanamente puede sonar con la pronunciación de la palabra “Fortuna”.En síntesis, me propongo soslayar dos problemas a la hora de interpretar las partes arábicas, que probablemente hayan sido la causa de su caída en desuso: El nombre y la interpretación.

 

- En cuando al nombre atribuido (Fatalidad, Amor, Hermanos, Fortuna, etc.) no es más que una excesiva simplificación, casi un acrónimo, si me lo permiten, que resulta más críptica que explicativa.

- Y por lo que a la interpretación respecta, seguimos encontrándonos con descripciones, a mi modo de ver, fosilizadas.

En cuanto al primer problema propongo dejarlo como está en los textos, pero no en nuestro oficio. Propongo referirnos a los nombres de las (los) partes con la misma impunidad con que llamamos “planetas” a los 10 cuerpos celestes que trabajamos normalmente en la carta, sabiendo que ni el Sol ni la Luna pueden llamarse como tales astronómicamente. Le llamaré, por ejemplo, Parte de la Fatalidad sin que me tiemble el corazón porque aquel punto de la carta sea augurio de alguna tragedia, ni me solazaré excesivamente cuando me encuentre con el Parte del Amor, etc.
Y en cuanto al segundo problema echaré mano del avance que supuso a la Tradición Astrológica la aportación de Morín de Villefranche, sobre los significados del estado cósmico de los planetas, es decir, por su posición en casa, signo y regencia.Y resistiré también la tentación de rebautizar las partes arábigas según la interpretación concreta que yo pueda hacer para cada carta en cuestión, por ejemplo la parte llamada del “Infortunio”, o del “Padre”, etc. pueden recibir otro nombre o requieran toda una frase, según necesite crear nuestra propia interpretación. Esta aportación, como digo, ha surgido (como parece que surgen algunos de los avances en la conquista del conocimiento), de mi doble dificultad tanto en asociar los nombre que los antiguos dieron a las partes como de su interpretación.Aquí propongo utilizar la carta natal y los datos biográficos disponibles de Albert Einstein, un Piscis / Cáncer que cambió el curso de la historia con la publicación de tres artículos, en 1905, a la edad de 26 años, especialmente el tercero de ellos en el que planteaba la teoría de la relatividad restringida, cuando aún trabajaba en una oficina de patentes en Berna, y sin apoyar tales artículos con la más mínima referencia bibliográfica, contrariamente a lo que como se apoyan siempre los artículos científicos.

Carta y datos de Einstein. 14/3/1879, 11:30 a.m. Ulm (48 N 24, 10 E 00)

 

 

Para empezar, como en todo proceso de interpretación propongo analizar los contenidos de la Carta Natal de mas a menos importante.

Pero voy a hacer una restricción, y es la de no considerar la composición de partes arábicas con los planetas transaturninos, por el simple hecho de que en la época de la creación de las partes estos planetas no eran tomados en consideración, aunque no pueden escapar, desde luego, a mi análisis global de la Carta.

 

Por orden clásico (Sol, Luna, Asc):

- 1. El Sol en el primer signo de la X

- 2. Asc Cáncer, Luna en la VI en Sagitario.

- 3. Planetas dominantes por estado cósmico.

Podemos luego buscar significadores de diversas facetas de la vida del personaje a estudiar, pero siempre he opinado que de los personajes públicos lo más seguro en investigación astrológica son sus hechos biográficos, porque son comprobables cronológicamente, a diferencia de cuando estudiamos la carta natal de un consultante del que hemos de ocuparnos de intimidades, algunas de las cuales ni siquiera pueden salir en sus biografías, en el caso de que las hubiere.

Al utilizar la Carta Natal de Einstein para la investigación astrológica que propongo lo más evidente es sin duda su contribución al cambio tan espectacular que dio la física en los primeros años del siglo XX. Por lo tanto, además de los significadores básicos de la carta natal, el Sol, la Luna y el Asc, iremos a buscar los de la casa IX, el pensamiento trascendente, la X su proyección social y alguna más que veremos más adelante.Y si queremos ponernos en la piel de nuestros colegas grecolatinos y árabes, ya que estamos estudiando las partes arábicas (que recordemos ya fueron empleadas por los griegos, como Marco Manilio y que llamaron “lotes”), debemos considerar la regencia de Acuario (Casa IX) por Saturno.En definitiva, de la multitud de partes que podemos extraer en la carta natal nos fijaremos primero en las que relacionen el Sol, la Luna y Saturno porque son planetas fundamentales en la carta de Einstein. En otra, tomaríamos otros, porque otros planetas serian por ejemplo regentes del Asc, etc.

Voy a proponer la interpretación bajo el análisis del estado cósmico de los planetas implicadosY una vez escogidas estas partes haremos lo único que procede en investigación astrológica: la comprobación por los hechos. Y esta comprobación deberá echar mano de la multitud de técnicas de la dinámica astrológica, como son las direcciones, las profecciones, los tránsitos, revoluciones, etc.Como de la vida de personajes públicos solo disponemos de sus biografías, no podemos basar el estudio en acontecimientos puntuales del año, como hacemos con nuestros consultantes de quienes podemos conocer detalles muy precisos, y por ello no puedo utilizar aquí la técnica que propone Tito Maciá de la evolución en el año del Ascendente de la Revolución solar, que para consulta es muy útil. Tengo que utilizar direcciones, profecciones y Tránsitos que interpreten acontecimientos importantes a lo largo de toda la vida de la persona, que son los registrados en las biografías. En este caso he utilizado: “Einstein” de Denis Brian editado por Acento en 2005, traducción de la primera edición inglesa por John Wiley & Sons de 1996, bajo el título original “Einstein, a life”.El siguiente criterio de investigación es trabajar con un método de predicción que pueda cubrir todo el desarrollo del círculo zodiacal con el objeto de afectar a todas las partes con el mismo criterio. He escogido las profecciones del C60, para lo cual he gozado del privilegio de indicaciones personales de Demetrio Santos, el investigador (decano del colectivo de astrólogos de España) que antes que nadie y más documentadamente ha trabajado en este tema. Indicaciones que incluyen que la división ha de hacerse por 6,18, en lugar de 6, como utilizan algunos programas o métodos de astrología, y tener en cuenta la “fatiga” (en sus palabras) de este cálculo con los años, una desviación en el tiempo de la relación Júpiter-Saturno, a la hora de comprobar los hechos.Y a la hora de interpretar he tratado de tener presente esta última circunstancia, que las profecciones C60 proceden de la relación Júpiter-Saturno, los dos poderes mundanos con las que hay que negociar: Apariencia-realidad, expansión-contracción, ilusión-inhibición, provisionalidad-permanencia, mensaje-silencio, colectividad-soledad y la alternancia de registros o niveles de influencia que ambos planetas tienen sobre todos los ámbitos de la regulación y el control, desde la justicia social compasiva a la implacable, etc.Y por supuesto que todo ello hay de particularizarlo a la carta que estamos estudiando. En ella Júpiter esta en acuario en la casa IX y es regente de la VI, opuesto a Urano, su dispositor y cuadrado a Plutón, mientras que Saturno esta en Aries, segundo signo de la casa X, regente de VII y VIII, conjunto a Mercurio y quincuncio a Urano. Obviamente pondríamos escribir muchas páginas interpretando ambos estados cósmicos, pero eso seria un ejercicio demasiado general y prefiero profundizar en la interpretación cuando vaya a abordar cada caso particular.A continuación voy a estudiar las C60 de las partes arábicas propuestas en la tabla anterior, que he escogido teniendo en cuenta la importancia, a mi juicio, de los planetas implicados, y voy a comparar su interpretación con los hechos relatados en la biografía.
En la tabla II relaciono las fechas aproximadas en que el Asc por profección C60 conjunta a cada una de las partes seleccionadas y una frase que sintetiza acontecimientos importantes de aquel momento que desarrollaré en cada caso.El lector interesado en repasar estos cálculos o utilizar las hojas de cálculo que he construido no tiene más que ponerse en contacto con migo para que se las facilite. Como indico al principio, creo necesario profundizar y desarrollar una técnica de interpretación actualizada de estos elementos astrológicos de la antigüedad que han quedado injustificadamente en desuso.Para empezar, como en todo proceso de interpretación propongo analizar los contenidos de la Carta Natal de mas a menos importante.Pero voy a hacer una restricción, y es la de no considerar la composición de partes arábicas con los planetas transaturninos, por el simple hecho de que en la época de la creación de las partes estos planetas no eran tomados en consideración, aunque no pueden escapar, desde luego, a mi análisis global de la Carta.

Por orden clásico (Sol, Luna, Asc):

- 1. El Sol en el primer signo de la X

- 2. Asc Cáncer, Luna en la VI en Sagitario.

- 3. Planetas dominantes por estado cósmico.

Podemos luego buscar significadores de diversas facetas de la vida del personaje a estudiar, pero siempre he opinado que de los personajes públicos lo más seguro en investigación astrológica son sus hechos biográficos, porque son comprobables cronológicamente, a diferencia de cuando estudiamos la carta natal de un consultante del que hemos de ocuparnos de intimidades, algunas de las cuales ni siquiera pueden salir en sus biografías, en el caso de que las hubiere.
Al utilizar la Carta Natal de Einstein para la investigación astrológica que propongo lo más evidente es sin duda su contribución al cambio tan espectacular que dio la física en los primeros años del siglo XX. Por lo tanto, además de los significadores básicos de la carta natal, el Sol, la Luna y el Asc, iremos a buscar los de la casa IX, el pensamiento trascendente, la X su proyección social y alguna más que veremos más adelante.Y si queremos ponernos en la piel de nuestros colegas grecolatinos y árabes, ya que estamos estudiando las partes arábicas (que recordemos ya fueron empleadas por los griegos, como Marco Manilio y que llamaron “lotes”), debemos considerar la regencia de Acuario (Casa IX) por Saturno.En definitiva, de la multitud de partes que podemos extraer en la carta natal nos fijaremos primero en las que relacionen el Sol, la Luna y Saturno porque son planetas fundamentales en la carta de Einstein. En otra, tomaríamos otros, porque otros planetas serian por ejemplo regentes del Asc, etc.Voy a proponer la interpretación bajo el análisis del estado cósmico de los planetas implicadosY una vez escogidas estas partes haremos lo único que procede en investigación astrológica: la comprobación por los hechos. Y esta comprobación deberá echar mano de la multitud de técnicas de la dinámica astrológica, como son las direcciones, las profecciones, los tránsitos, revoluciones, etc.Como de la vida de personajes públicos solo disponemos de sus biografías, no podemos basar el estudio en acontecimientos puntuales del año, como hacemos con nuestros consultantes de quienes podemos conocer detalles muy precisos, y por ello no puedo utilizar aquí la técnica que propone Tito Maciá de la evolución en el año del Ascendente de la Revolución solar, que para consulta es muy útil. Tengo que utilizar direcciones, profecciones y Tránsitos que interpreten acontecimientos importantes a lo largo de toda la vida de la persona, que son los registrados en las biografías. En este caso he utilizado: “Einstein” de Denis Brian editado por Acento en 2005, traducción de la primera edición inglesa por John Wiley & Sons de 1996, bajo el título original “Einstein, a life”.El siguiente criterio de investigación es trabajar con un método de predicción que pueda cubrir todo el desarrollo del círculo zodiacal con el objeto de afectar a todas las partes con el mismo criterio. He escogido las profecciones del C60, para lo cual he gozado del privilegio de indicaciones personales de Demetrio Santos, el investigador (decano del colectivo de astrólogos de España) que antes que nadie y más documentadamente ha trabajado en este tema. Indicaciones que incluyen que la división ha de hacerse por 6,18, en lugar de 6, como utilizan algunos programas o métodos de astrología, y tener en cuenta la “fatiga” (en sus palabras) de este cálculo con los años, una desviación en el tiempo de la relación Júpiter-Saturno, a la hora de comprobar los hechos.Y a la hora de interpretar he tratado de tener presente esta última circunstancia, que las profecciones C60 proceden de la relación Júpiter-Saturno, los dos poderes mundanos con las que hay que negociar: Apariencia-realidad, expansión-contracción, ilusión-inhibición, provisionalidad-permanencia, mensaje-silencio, colectividad-soledad y la alternancia de registros o niveles de influencia que ambos planetas tienen sobre todos los ámbitos de la regulación y el control, desde la justicia social compasiva a la implacable, etc.Y por supuesto que todo ello hay de particularizarlo a la carta que estamos estudiando. En ella Júpiter esta en acuario en la casa IX y es regente de la VI, opuesto a Urano, su dispositor y cuadrado a Plutón, mientras que Saturno esta en Aries, segundo signo de la casa X, regente de VII y VIII, conjunto a Mercurio y quincuncio a Urano. Obviamente pondríamos escribir muchas páginas interpretando ambos estados cósmicos, pero eso seria un ejercicio demasiado general y prefiero profundizar en la interpretación cuando vaya a abordar cada caso particular.A continuación voy a estudiar las C60 de las partes arábicas propuestas en la tabla anterior, que he escogido teniendo en cuenta la importancia, a mi juicio, de los planetas implicados, y voy a comparar su interpretación con los hechos relatados en la biografía.

En la tabla II relaciono las fechas aproximadas en que el Asc por profección C60 conjunta a cada una de las partes seleccionadas y una frase que sintetiza acontecimientos importantes de aquel momento que desarrollaré en cada caso.

El lector interesado en repasar estos cálculos o utilizar las hojas de cálculo que he construido no tiene más que ponerse en contacto con migo para que se las facilite. Como indico al principio, creo necesario profundizar y desarrollar una técnica de interpretación actualizada de estos elementos astrológicos de la antigüedad que han quedado injustificadamente en desuso.

Div 6,18
Fecha aproximada
Acontecimientos biográficos





Fatalidad/Padre/Victoria
Saturno - Sol
1,73
Nov 80

Controversia
Júpiter - Marte
4,92
Enero 84
Cae enfermo (Pág. 20)
Fe
Mercurio - Luna
17,58
Oct 1896
Primer Romance.
La Madre
Luna - Venus
38,44
Agosto 1917
Primera propuesta al Nóbel Pág. 154
Herencia, profesión
Luna - Saturno
40,51
Sept 1919
Se divorcia de Mileva
Fortuna
Luna - Sol
42,24
Mayo 1921
Premio Nóbel de Física
Infortunio
Marte-Saturno
47,37
jul-26

Comprensión
Marte - Mercurio
47,54
Oct 1926

Manifiesto pacifista con Ghandi. Y con Heisenberg "Dios no juega a los dados", conoce a Freud

Pasión
Marte - Sol
49,19
Mayo 1928
Manifiesto de admiración en el funeral de Lorentz
El Padre
Sol - Saturno
56,52
Oct 1933
Se establece en Princeton
Asc

58,25
Junio 1937

Fatalidad/Padre/Victoria
Saturno - Sol
59,98
Ene 1939
Se revela el peligro de que Hitler pueda tener la fisión nuclear
Controversia
Júpiter - Marte
63,17
Abril 1942

La carrera por la bomba atómica

 

 

Tabla II. Las fechas aproximadas de la profección de las partes con los hechos biográfico

1. Profección C60 a la Parte de la Fatalidad/Padre/Victoria. Noviembre 1980

No hay datos biográficos concretos de cuando Einstein contaba un año y medio de edad, aparte de que al parecer no empezó a hablar hasta los 3 años y que se llevaba muy mal con su hermana, incluso con violencia hacia ella, a no ser que esa parte del Padre refleje que la familia se trasladó por esa época a Munich, donde permaneció hasta 1895, y donde cursó sus estudios primarios en una escuela católica; un periodo difícil que sobrellevaría gracias a las clases de violín que le daría su madre y a la introducción al álgebra que le descubriría su tío Jacob.
La posición de Sol y Saturno en la X natal podrían hacernos pensar que aquel traslado a Munich puede tener alguna significación especial en la profesión de Einstein, y por ello lo recoge la profección a la parte.Quienes me conocen saben que soy contrario a emplear la imaginación (salvo para escribir mis novelas) y mucho menos a especular para tratar de hacer coincidir las cosas a la fuerza. Yo necesito que la astrología sea una herramienta útil de conocimiento, y para ello hay que emplear el rigor científico y el análisis objetivo.Por ello, me limitaría, a falta de más elementos biográficos comprobados, a considerar que en aquel traslado a un entorno social diferente (donde recibir o no la aprobación de los demás, típico de casa X, opuesta a la IV, el domicilio) impulsado por su tío Jacob, socio de su padre, como medio de prosperar en el negocio electroquímico familiar, y pasar del modesto apartamento de Ulm a una casa grande con jardín y hermosos árboles, e ir a una escuela de religión diferente, pero en la que no experimentó rechazo, podría suponer un cambio difícil para un niño de casi dos años, pero propiciando una apertura de horizonte suficientemente significativa.Por todo ello no parece que la palabra Fatalidad pueda aplicarse en este caso porque ese vocablo más bien se refiere a sucesos que cierran puertas o limitan las posibilidades de desarrollo de la persona, y en cuanto a Victoria, según aplica Ben Ragel a esta parte, tampoco puede pensarse que un niño de esa edad pueda haber tenido una acción decisiva en ello. Más bien podríamos pensar en el vocablo “Padre” en el sentido de quien estimula el modelo de acción personal en el niño, pero trasladado a su tío Jacob, no a su padre, que simplemente se dejó arrastrar.En algunos tratados también se llama Parte del Padre a la reversa de la que estamos considerando, es decir la que se obtiene por diferencia entre las longitudes del Sol y Saturno, y de la que nos ocuparemos en su fecha de profección (1933), pero que llegados a este punto creo que es el momento de hacer el análisis comparativo de ambas y tratar de ver si los hechos pueden correlacionarse con sus significados:La extracción de estas dos partes es un clásico en este método de predicción, ya que se refiere a la relación entre dos importantes cuerpos celestes de la carta (como lo es la Parte de Fortuna, que no analizo aquí por ser sobradamente conocida por todos, y que según se la carta diurna o nocturna se extrae de una u otra manera entre el sol y la Luna). En primer lugar reflexionemos sobre el resultado de extraer una u otra parte, es decir entre la diferencia del ascendente a uno de los planetas o al otro. Y lo primero que vemos es su diferente posición respecto del ascendente (lo cual es una obviedad de cálculo, pero no de interpretación). Veamos:

-s+Asc se encuentra en la casa I.

s-S+Asc se encuentra en la casa XII

Sin pecar de ser imaginativo, no hay duda que ambos significados son claramente diferentes: El primero se sitúa en la posición del yo frente al mundo y el segundo en la de la existencia que precede al nacimiento del Yo, o en la reclusión fuera del mundo de la acción, que viene a ser equivalente (Casa XII).
En lo que hay que tener más cuidado es el siguiente paso, es decir en la reflexión sobre el significado que puede tener el que Saturno está más alejado que el Sol respecto del Asc. He leído en más de una ocasión, y yo también he participado de esa reflexión, que esa diferencia indica el camino que ha de recorrer el Sol para encontrar a Saturno, es decir el esfuerzo por una posición en el mundo (Saturno en la X) frente a la realidad existencial del Yo (el Sol) en el mundo (casa X). Tratando de ser riguroso (y por tanto obviar la especulación) parece seguro que en la reflexión astrológica de estas dos partes se encuentra la diferencia entre el significado de ambos cuerpos celestes en el papel director del Yo.Y para evitar dejarme llevar por esa especulación imaginativa a la que tanto temo prefiero recluirme en el análisis de la carta que estamos tratando y echar mano de la inestimable ayuda de la aportación de Morín de Villefranche sobre el estado cósmico de los planetas, que es particular e intransferible para cada carta. Por ello me recluiré aquí a este análisis y evitaré peligrosas generalizaciones.Sin lugar a dudas la casa donde se encuentra Saturno significa dónde pone el nativo mayor esfuerzo, porque este planeta significa siempre esfuerzo, dificultad, etc., y la casa donde se encuentra el Sol es donde se expresa el Yo superior (los cuales significados se aplican obviamente para todas las cartas). Y en la carta de Einstein coinciden en casa, pero no en signo, es decir, coinciden en posición, pero no en regencia. Ambos planetas actúan para el reconocimiento mundano de Einstein, pero en el caso de Saturno lo hace por causa de los asuntos de las casas VII, VIII y IX (regencia septenaria de acuario), es decir por el instinto de pertenencia aun grupo social por parte de Einstein (reforzada por la presencia de Marte dispositor de Saturno en la VIII). Sin duda la posición de Saturno en la casa X indica el esfuerzo del nativo por conseguir el reconocimiento social con la ayuda de los demás. Pero de los demás en singular, es decir, pareja, socios, compañeros de profesión etc.En cuanto al Sol, a pesar de no despreciar su regencia de Leo, para mí su posición es sintética y radiante, única. Allí donde esté el sol, además de arrastrar los asuntos de la casa en la que es regente, lo considero en sí mismo como el significador del Yo superior. Por tanto su posición en la casa X y en su mismo signo me hace pensar en el brillo social que tuvo el sabio por si mismo y por sus propios valores globales, sintéticos, resumen de su personalidad.Como inciso diré que opero igual con la Luna: sin obviar su regencia de los asuntos de la casa cuya cúspide se encuentra en Cáncer, me indica la personalidad emocional del nativo, el niño, o la autoimagen que creó el niño, etc.

Por todo ello, en resumen, ambos planetas indican porque y por causa de qué Einstein tuvo la proyección social que tuvo, y en cuanto a la comparación
Voy a resumir ahora el análisis preliminar de ambas partes, no sin antes recomendar al lector la conveniencia de aplicarlo a cartas natales concretas y teniendo en cuenta el estado cósmico de los planetas implicados. Como ilustración añadiré que la comprobación en mi propia carta natal me aportó valiosas reflexiones bastante distintas en cuanto al ámbito de aplicación de las que se me ocurren para la carta de Einstein, a pesar de que Saturno en mi carta también se sitúa en el segundo signo de la Casa X.S-s+Asc indicará dónde, cómo y porque hay que buscar las motivaciones del esfuerzo del sabio por abrirse camino en una posición social (S) frente a sus propias motivaciones personales (s), y probablemente aquel cambio de domicilio (y de entorno) de Ulm a Munich para el pequeño Albert de menos de dos años (profección C60), pueda darnos las claves de su propósito como persona en el mundo (Asc), mientras que s-S+Asc en la casa XII nos hablaría de la supremacía de la personalidad frente a los mandatos del mundo, que analizaremos con la C60 correspondiente a 1933.

Siguiendo la metodología de investigación propuesta, podemos seguir el análisis de ese hito en la biografía de Einstein aplicando el mismo concepto del C60, es decir de los ciclos Júpiter-Saturno. Recordemos que las profecciones podrían ser como disponer de señales indicadoras a lo largo de una carretera. Si las revoluciones solares podrían asimilarse a la evolución del estado de conciencia del conductor, o las direcciones secundarias a la ruta que se ha planteado seguir, las profecciones C60 serian las indicaciones del mundo por el que va transitando, como por ejemplo límites de velocidad, desvíos, cruces de carreteras, señalización de poblaciones, etc. Como hemos indicado más arriba en la carta de Einstein la dualidad Júpiter-Saturno podría indicarnos el servicio a las metas posibles de renovación y cambio en la humanidad (Júpiter en IX, regente de VI, dispuesto por Urano, primer planeta naciente y único en el primer cuadrante) frente a los objetivos personales de reconocimiento mundano (Saturno en X, regente de VII, VIII y IX, dispuestos por Marte en VIII). Lo cual podría llevarnos a pensar que en la materia altamente moldeable de un niño de dos años (pido disculpas a los detractores del psicoanálisis) los drásticos cambios de entorno producidos por el traslado familiar debieron marcar esa dualidad entre la servitud de un cambio imprevisto de entorno y la conveniencia de echar mano de alianzas para hacerle frente a la permanente necesidad del niño por ser reconocido.

Vamos a seguir con las siguientes C60 a las partes.

2. Profección C60 a la Parte de la Controversia. Enero 1984

La trascripción de una anécdota citada en la obra de Denis Brian ocurrida hacia Enero de 1884 (época en que ocurre la C60 a la llamada “Parte de la Controversia”, expresión por el Ascendente de la dualidad Júpiter-Marte) tal vez nos aclare un poco la lo que pretende indicarnos esta parte.

Las pocas veces que el pequeño Albert se reunía con niños de su edad, se mostraba tranquilo e introvertido, como un espectador. Sus parientes lo consideraban un compañero encantador que nunca participaba en las peleas de los otros niños, salvo para separar a los contrincantes. Sin embargo su hermana menor conocía al otro Albert, el pequeño trasto de temperamento salvaje, y le tocó aguantar lo peor de su ferocidad. Maja escapaba a daños serios y frecuentes porque sabía detectar la irrupción de la ira (se le ponía la cara amarilla) y corría a resguardarse. No obstante, el cambio de color no era una señal de aviso infalible. En cierta ocasión Maja estuvo a punto de sufrir una conmoción cerebral por una pelota de bolos que Albert le tiró a la cabeza. Otra vez, su rostro pasó del rosa al amarillo pero, o a ella se le había acabado la suerte, o no estaba mirando. Él se le echó encima y le golpeó la cabeza con una azada de jardín. Años después, cuando se convirtió en un pacifista consagrado que, literalmente, no mataba una mosca, Maja bromeaba: «Hay que tener la cabeza muy dura para ser la hermana de un pensador».

El «pensador» surgió de repente del pequeño Jekyll y Hyde cuando Albert cayó enfermo en la cama con cinco años. Para entretenerlo, su padre le regaló una brújula magnética. En lugar de arrojársela a su hermana, Albert se dedicó a moverla y girarla con la esperanza de pillarla despistada. La brújula lo dejó intrigado y desconcertado. ¿Qué fuerza invisible, se preguntaba, obligaba a la aguja a apuntar siempre hacia el norte? Era como una paloma mensajera mecánica con un sistema incorporado para encontrar la dirección. Durante mucho tiempo, trató de resolver el enigma y descubrir la respuesta por sí solo.

3. Profección C60 a la Parte de la Fe. Octubre 1896.

A sus 17 años el joven Einstein tiene su primer romance en la persona de Marie Winteler, del cual ha quedado abundante y apasionada correspondencia.

Pero antes tengo que explicar el preámbulo. Con 15 años la supervivencia del negocio familiar de electrotecnia obliga a la familia a un nuevo traslado, esta vez en la ciudad de Pavía, cerca de Milán donde el acaudalado tío Caesar Koch acepta financiar la nueva etapa del proyecto de Hermann y Jacob Einstein a condición de que se trasladen allá para vigilar de cerca el uso que hacen de las finanzas. Albert es obligado a quedarse en Munich porque así lo manda la ley relativa al servicio militar, por la cual los jóvenes han de hacerlo antes de poder trasladarse al extranjero. Ha de dejar con disgusto la espaciosa casa y el hermoso jardín para trasladarse a una pensión, y además sufre las torturas de asistir a un colegio cuyas clases no le interesan en absoluto y le hacen cosechar la animadversión de sus profesores. Contrariamente a la imagen de la serenidad de Buda que tenemos de él, en su juventud fue un muchacho inquieto, muy nervioso y emocional, y sobre todo se sentía abandonado. Y tan abiertamente manifestó su desasosiego que un médico de familia tuvo que redactar una carta “a quien corresponda” advirtiendo que el joven se desmoronaría a menos que se le permitiera reunirse con su familia en Italia. Se obró el milagro y el joven Albert pudo gozar de un período de recuperación junto a los suyos al tiempo que se dedicaba a admirar el arte italiano en largos paseos por los barrios monumentales y las galeritas de arte de la ciudad. Recuperación que se completó con las gestiones de Hermann para convencer a su hijo de matricularse en una escuela profesional con el punto de mira fijado en el Politécnico de Zúrich. Una vez más el joven Einstein tuvo que soportar lo insoportable para él: asistir a clases y estudiar asignaturas que no despertaban su interés. Terminó en un aparente fracaso porque no pasó el examen de ingreso en el politécnico al haber fallado el francés, la química y la biología. Fracaso aparente, porque uno de los profesores, Heinrich Weber, quedó tan impresionado del examen de matemáticas que lo invitó a asistir a sus clases de oyente, y el mismo director del centro, Albin Herzog, reparó en que Einstein era dos años más joven que el resto de los alumnos, con lo cual le propusieron admitirle con tal de que presentara un certificado de estudios secundarios en un centro de su elección. La familia eligió un centro de enseñanza secundaria del pueblecito de Aarau, a 40 Km de Zúrich. Y su suerte no quedó ahí sino que además otro de los profesores, Jost Winteler, que tenía tres hijas, una de las cuales era Marie, lo admitió en su casa como huésped. El romance impregnó maravillosa y prometedoramente a las dos familias y en los períodos en que por cuestiones de trabajo o traslado ambos tuvieron que escribirse, esta correspondencia es una verdadera exaltación del amor, que ya no iba a darse más en la biografía del científico, por más que su sensibilidad y altruismo nos haya dejado un abundante e inspirado epistolario a sus amigos y admirados colegas.

Y me gustaría dejar al lector el análisis de lo siguiente, porque temo dejarme llevar por un exceso de especulación con respecto de la regencia de Saturno a las Casas VII y VIII.

Hacia la fecha en que ocurre la C60 de la parte llamada de la Fe, Octubre de 1986, Einstein se hallaba volando a lomos de cisne por los luminosos prados de su romance con Marie Winteler. A su traslado a Zúrich para ingresar en el politécnico Marie le siguió escribiendo, pero una vez allí el corazón de su amado Albert dejó de pertenecerla. Mileva Maric, una joven serbia de su clase de física había captado su interés y el “amor eterno” por Marie fue desapareciendo con rapidez. En las vacaciones del verano de 1987 en lugar de reunirse con Marie, según lo acordado, acudió a casa de su familia en Pavía. Incapaz de contar a Marie la verdad, se limitó a dejar de escribirla. Y si Albert le comunicó a Marie que su idilio había terminado, esa carta no figura en los archivos. Cuando escribió a Aarau para comunicar que no iba a poder aceptar la invitación de los Winteler de pasar unos días con ellos, dirigió la misiva a la madre de Marie, y aunque aludía de manera tangencial a la ruptura, de la que se hacía culpable, en ningún momento escribió el nombre de Marie.

4. Profección C60 a la Parte de La Madre. Agosto 1917.

Para tratar de encontrar alguna correlación con los significados de este parte y la fecha biográfica de Einstein deberíamos considerar que la intensa actividad en su trabajo como científico convirtió a los años 1915, 16 y primera mitad del 17 fueron en un barril de pólvora a punto de estallar. Por tercera y cuarta vez consecutiva se le propone como candidato al Nóbel de Física, a finales de Noviembre de 1915 da a conocer su Teoría General de la Relatividad provista de una síntesis tan revolucionaria como que la gravitación no es una fuera de atracción que actúa en el espacio sino una manifestación de la geometría del universo: la materia provoca que el espacio sea curvo y por lo tanto se mueve en él siguiendo el camino más corto por su contorno
Los horrores de la guerra se sumaron a esa presión. El 7 de mayo de 1915 un submarino alemán hunde el trasatlántico Lusitania con 115 pasajeros estadounidenses, preludio de la entrada de los Estados Unidos en el conflicto el 6 de Abril de 1917.

Los tormentosos preludios de su divorcio con Mileva y el alejamiento de sus dos hijos Eduard y Hans, también ocuparon su espacio en aquellos intensos años, de vida de soltero entregado a su trabajo y comiendo poco y mal que desembocan en una Grave enfermedad gástrica en Octubre 1917 que pensó se trataba de cáncer y ya se preparaba para morir.
Pero la culminación llegó en verano de 1916 con los largos meses de emocionada defensa de su amigo el físico y pacifista militante Fritz Adler, encarcelado por atentar contra el primer ministro austriaco, al que finalmente conmutaron la pena de muerte por cadena perpetua y salió libre terminada la guerra.
La parte llamada de la Madre establece la posición del intervalo entre el camino de la Luna, regente natal de Einstein, y el de Venus regente de XI, ¿la defensa de su amigo Adler? O de la V, ¿Su creación de la teoría general de la relatividad?

Grave enfermedad Octubre 1917

Profección C60 a la Parte de la Herencia/profesión. Septiembre 1919

Luna-Saturno igual que la parte de Sirvientes Luna-Mercurio

Febrero 1919 de divorcia de Mileva y en Junio de 1919 de casa con su prima Elsa, terminando con una vida de soltero que casi le mata.

En Septiembre de 1919 se produce la confirmación de la teoría de la relatividad mediante la desviación de la luz debida a la gravitación por el astrónomo Arthur Eddington tomando fotografías de la luz estelar durante el eclipse de Sol en la isla Príncipe al oeste de África al mismo tiempo que otro astrónomo británico Frank Dayson hacia lo propio en Sobral, al Norte de Brasil. Pero los irrefutables resultados llegaron tarde para que se le concediera el premio Nobel aquel año que lo recibió Johannes Stark de la universidad de Greifswald. En 1918 fue Max Plank el galardonado.
Indudablemente aquel año Albert Einstein se convirtió en el centro de atención del mundo. La posición de la Parte tan próxima al Sol y en el primer signo de la X indica esa atención, pero la correlación astrológica de no haber sido comprendido e incluso desprestigiado en un promer moment deba irse a buscar a la media cuadratura de ese punto a Neptuno, regente de la X, o a la cuadratura de Júpiter (regente septenario de X) a Plutón. Relata la biografía de Denis Brian que a la rueda de prensa el New York Times envió a un comentarista deportivo que obviamente no podía entender nada o que el Manchester Giuardian hizo lo propio con un especialista en música. Y no solo hubo confusión sino ataques. El astrónomo británico Charles Lane Poor llegó a decir que aquellas pruebas de observación astronómica no existían. El físico Oliver Lodge de la Universidad de Birmingham llego a decir que la teoría de la relatividad era “repugnante para el sentido común”. Einstein diría que “el sentido común es un depósito de prejuicios que se forma en la mente antes de cumplir los dieciocho años”.

5. Profección C60 a la Parte de la Fortuna. Mayo 1921.

Finalmente la parte de fortuna se correlaciona con la concesión del Premio Nobel en 1921, que se pospuso al 1922. Probablemente el dispositor de esta, Marte, en la casa VII cerca de la cúspide de la VIII fue un terreno más propicio para la realización que la parte anterior en un terreno dispuesto por Neptuno. Aunque ese Marte en semicuadratura al Mc y sesquicuadratura al Ic podría correlacionar con los violentos acontecimientos que se desarrollaban en el mundo de Einstein, derrotada la fugar República de Weimar, el cabo Adolf Hitler instigaba a cometer cualquier tropelía a los Freikorps embrión de los Guardias de Asalto y se iba haciendo poco a poco con el poder.
El 1 de Abril de 1921 llega con Elsa a Nueva York, fue su descubrimiento de América. En mayo se prodiga en conferencias y ruedas de prensa y comentarios a favor de que los judíos debieran tener un estado propio. Toda la gloria y la controversia giran en torno a él como un torbellino.
La personalidad infantil, pero segura de si misma del sabio deja desconcertados a los espectadores por la cantidad de chistes y frases socarronas que no saben si reír o sentirse ofendidos. Una vez un judío (Einstein participó en muchas campañas en contra del maltrato que recibió la población judía por parte de la Alemania de Hitler a pesar de que en la Primera Guerra fueron muchos más judíos que no judíos los que murieron en el frente) le pregunto si el restaurante de la esquina era de confianza para comer carne bajo los preceptos kosher, y tanto insistió el hombre, que Einstein finalmente le respondió: “La verdad es que solamente los bueyes comen estrictamente kosher”. A lo que el que le había preguntado se sintió muy ofendido. Einstein le replicó que había tratado de ser objetivo, porque la única dieta estrictamente kosher es la que comen los animales porque no esta elaborada en absoluto.

6. Profección C60 a la Parte del Infortunio (Julio 1926) y la Comprensión (Octubre 1926).

He pensado en analizar las correlaciones de estas dos partes en el mismo capítulo porque los hechos, de haberlos significativamente, ocurren muy próximos en el tiempo.
Tal vez en este año los acontecimientos se correlacionen menos con los significados de las partes que en otros casos, porque por lo menos no he encontrado acontecimientos en Julio de 1926 que hagan pensar en algún infortunio para la vida de Einstein, como no sea el abismo en el mundo científico que se puso de manifiesto durante aquel año entre los descubrimientos de Einstein y el Principio de Incertidumbre, publicado por Heisenberg y Bohr. Aunque en cuanto a la segunda parte que quiero analizar aquí la de la comprensión, relacionando Marte con Mercurio, es el año del Manifiesto Pacifista que suscribe con Gandhi.Me sugería aquel abismo en lo profesional porque la parte del Infortunio relaciona Marte, regente de la XI, las consecuencias y las relaciones de los actos y con Saturno, presente en la X y regente de VII. En efecto, la Teoría de la Relatividad (comprobada experimentalmente como hemos dicho más arriba) se basa en la hipótesis de un mundo continuo, mientras que la mecánica cuántica, en su Principio de Incertidumbre establece la discontinuidad de la materia por la vía de la imposibilidad de conocer todo simultáneamente.

Fue en ese año en el que, a lo largo de las discusiones con Heisenberg, Einstein mostró su alineación con el determinismo con su famosa frase: “La mecánica cuántica es verdaderamente imponente. Pero una voz interior me dice que aún no es la realidad. Esa teoría nos aclara muchas cosas, pero lo cierto es que no nos acerca mucho al secreto de El Viejo. Estoy convencido de que El no juega a los dados”.

En realidad en julio de 1926 Einstein se tomó un descanso para hacer diversas cosas en el ámbito de las amistades, escribió un homenaje a Bernard Shaw, escribió a su antiguo profesor Albert Stern, de la politécnica de Zúrich, salió en defensa de su amigo Besso que estuvo a punto perder el empleo en la oficina de patentes. Se vio varias veces con Sigmund Freud, etc. A lo mejor en este caso debamos redefinir más drásticamente que en otras partes, la definición de Infortunio en función de los estados cósmicos de los planetas implicados: Marte, regente de XI (los amigos) y Saturno en X (sus actos públicos) por causa de la VII (socios o colegas en el campo de esos actos). Aunque la duda subsiste en cuanto a la proximidad de fechas con la profección de la parte de la comprensión, en la cual, además de Marte, esta implicado Mercurio. Pero la regencia de este planea a la IV (sus bases) y la XII (su percepción de la existencia... o el retiro, también “tiempo libre”) nos podría hablar de algo más profundo en la mente del sabio.
En esta última reflexión tal vez entre su declaración al periodista Dimitri Marianoff, que llegó a casarse con su ahijada para ganarse su confianza y lograr arrancar lo que muchos habían intentado. Le reveló que la Teoría General de la Relatividad le había llegado como una visión. Después de tres largos años de cálculos matemáticos inútiles, un día en que se fue a la cama desesperanzado y abatido, de pronto la solución se le presentó “con una definición infinita, y la unidad de tamaño, estructura, distancia, tiempo y espacio fue encajando poco a poco y pieza a pieza como un rompecabezas monolítico, y como un gigante muere dejando una huella indeleble, se le apareció un mapa colosal del universo en una clara visión”.

7. Profección C60 a la Parte de la Pasión. Mayo 1928.

Si he intentado correlacionar la Parte de la Fe con el mejor y tal vez único epistolario amoroso y romántico de Einstein, aquí, en esa primera mitad de 1928, encontramos el de una verdadera pasión que fue mucho más allá de lo material mente humano en las palabras pronunciadas ante la tumba de su mentor y amigo el físico Hendrik Lorente, del que llego a decir: “Me encuentro ante la tumba del hombre más grande y noble de nuestro tiempo. Su genio fue la tea que alumbro la senda desde las enseñanzas de Clerk Maxwell hasta los logros de la física contemporánea”. Incluso dos años antes de su propia muerte él mismo escribió “Él significó más en mi vida personal que ninguna otra persona que llegué a conocer jamás”. Obviamente si hay dos cuerpos celestes que en astrología significan el fuego de la pasión, estos son sin duda: Marte y Sol, componentes de esta Parte. Después de lo que he analizado hasta ahora sobre el uso de las regencias, invito al lector a dejar fluir su percepción contemplando las posiciones de estos planetas en la carta de Einstein.

8. Profección C60 a la Parte del Padre. Octubre 1933.

Los acontecimientos de precipitan para hacer de Einstein un refugiado político. Durante sus activas visitas a Princeton, Oxford, etc., Einstein se va enterando de cómo se agrava la situación. El 4 de Mayo de 1933 Frederick Lindermann, que recorría las universidades europeas para colocar científicos non gratos para la Alemania de Hitler, le escribe: “Estuve en Berlín 4 o 5 días en Semana Santa y vi a muchos compañeros tuyos [-]... Parece que los nazis se han hecho con el aparato político y permanecerán allí mucho tiempo”. Desde Oxford, Einstein escribía a Max Born, a propósito de las diatribas que sobre su persona lanzaba el nuevo poder en Alemania, sobre sus comentarios y entrevistas acerca de la situación de los judíos y sobre todo de sus ideas pacifistas: “parece que me he convertido en un monstruo”, o en otra ocasión, cuando corrió el rumor de que los nazis ofrecían 5.000 dólares por su cabeza, exclamó, palpándosela con ambas manos: “¡No sabía que valiera tanto!”. Finalmente el 17 de Octubre el propio alcalde de Nueva York acudió al puerto a dar la bienvenida al nuevo profesor de su universidad, Princeton, que se convertía así, de la noche a la mañana, de un centro de formación local en el centro de la física del mundo.

ara la interpretación astrológica no debe pasarnos desapercibido que esta parte se encuentra en el segundo signo de la casa XII, la de los exilios, aparte del análisis que podamos hacer de los significadores Sol y Saturno como presentes en la casa X (su posición en el mundo) rigiendo el segundo la casa VII, también los enemigos declarados.

9. Segunda Profección C60 a la Parte de la Fatalidad. Enero 1939.

Como en la vida de una persona a veces nos permite extender las profecciones más allá de darle la vuelta al círculo, es interesante también reflexionar sobre los significados del segundo paso sobre una parte, como el que ahora vamos a abordar. Desde luego en este caso resulta bastante difícil extraer alguna conclusión (no imaginativa) porque no hay registros biográficos de cuando Albert Einstein contaba un año de edad, y no quiero dejarme tentar por lo fácil que sería decir que Saturno ocultó también por segunda vez el brillo de la personalidad por los acontecimientos trágicos que debió sentir el sabio al desencadenarse finalmente le Segunda Guerra mundial, tal vez como segundo episodio a un supuesto miedo a la vida que provocó en sus primeras andaduras que no empezara a hablar hasta los 3 años (primera profección) con la desolación de un ánimo de Fin del Mundo que pudo sobrecogerle por el estallido de aquel conflicto.
Esta interpretación resulta sugestiva, pero el investigador (también en astrología) ha de ser objetivo y realista, y lo que tal vez podríamos inferir es el rumor que le llegó de que Hitler podía disponer de la tecnología de fisión nuclear, lo cual para él que tanto había aportado en la investigación, sí que pudo suponer la ocultación del mundo, es decir de su propia conciencia.

Segunda Profección C60 a la Parte de la Controversia. Abril 1942.

La palabra “controversia” asociada a esta parte, tal vez reviste todo su dramatismo en las conversaciones que Einstein tuvo a partir de 1941 con su amigo Eugene Winger sobre si los alemanes pudieran adelantarse en tener la bomba atómica. Controversia que pudo llegar a sus límites en abril de 1942 cuando se supo que el comandante alemán Friedrich Fromm comunicara a Alber Speer, ministro de armamento nazi, que los científicos alemanes “iban tras la pista de un arma que aniquilaría ciudades enteras, y tal vez sacaría a la Isla Británica de la contienda”, cuando los americanos eran conscientes de que no la tendrían hasta dentro de dos años. Pero tal vez la palabra controversia tenga aún más relevancia cuando que fue precisamente Werner Heissenbarg el encargado por el gobierno de Hitler de acelerar la obtención de la bomba. La controversia física relativista versus física cuántica se había trasladado a un campo tan prosaico como peligroso.

REFLEXIÓN

Intencionadamente he abordado el análisis de las profecciones C60 desde la óptica de la relación Júpiter/Saturno de cuyos ciclos se originan, y que yo llamo (a Júpiter y Saturno) las fuerzas contrapuestas del mundo con las cuales hay que negociar. Tratándose de profecciones (predicciones a lo largo de la vida) de un personaje público del que no tenemos datos de intimidad ni sentimientos directamente captados en consulta, creo que lo mejor es echar mano de esos dos polos contrapuestos en el devenir social de la vida de una persona. Si se trata de un consultante al que queremos ayudar en cuestiones íntimas o delicadas, entonces tal ves recurriremos a otro tipo de dinámica para que las partes nos ayuden a entender aquel acontecimiento de la vida de esa persona, como por ejemplo los ciclos de la revolución solar que he mencionado al principio propone Tito Maciá, o tal vez tránsitos o lunaciones, etc.
En cuanto a Progresiones secundarias, a pesar de lo efectivas que son para marcar los ciclos de las etapas de la vida de la persona, resultan limitadas porque obviamente solo recorren un arco del círculo zodiacal. Como ejemplo dejo esbozado este análisis (que por limitaciones de espacio aquí no puedo desarrollar) la Parte del Padre Asc+ Saturno-Sol que en la carta de Einstein cae a 22:19 Cáncer:

- A los 12 años el Asc hace conjunción a la Parte del Padre. Según los biógrafos en ese año hay un cambio: de alumno problemático y con escaso rendimiento empieza a estudiar matemáticas de la mano de su tío.... Su vida experimenta un antes y un después de ese acontecimiento ya que las matemáticas (aunque en algunas ocasiones clave de su investigación deba pedir ayuda a su amigo Grossmann) serán un elemento decisivo para ayudarle en su exploración de la física, y en definitiva en ese año empezar su estudio supone salir a flote de lo que será su famosa trayectoria científica.
Podemos percibir más bien el significado de “victoria” de Ben Ezra que el de “fatalidad”, y tampoco el estereotipo de “Padre”, como no sea que hagamos la filigrana psicológica de transferir a su tío el papel del padre.

- A los 29 años el Sol hace cuadratura a la Parte del Padre. Ese año es nombrado profesor en Berna, venciendo la oposición de algunos ilustres prohombres de la Academia a los que no gustaban las excentricidades del pensador, y tuvo que escuchar críticas de sus alumnos, por lo menos en los primeros días de clase por lo inusual de su comportamiento. Desde luego terminó imponiéndose su genialidad.

Lo que he propuesto en este estudio de investigación es recuperar una herramienta que en una época larga de la historia de la astrología fue muy utilizada, porque creo que puede aportar una explicación suplementaria al comportamiento de los planetas en la Carta Natal. Y propongo hacer esta recuperación analizando cómo se corresponden hechos comprobados de la vida de la persona con el análisis por regencias de las partes cuyos planetas indiquen astrológicamente esos hechos. Dicho de otro modo, una vez analizada la carta, podemos escoger aquellas partes cuyo par de planetas queremos comprobar su correspondencia con los hechos, y tomaremos la fecha de los acontecimientos según nos indique la edad a la que se produce la profección, dirección, etc.
Siempre he opinado que no basta con utilizar directamente la teoría astrológica para analizar una Carta Natal, sino que además hay que comprobar con hechos concretos de su vida cómo encarna en una persona en concreto aquel mapa del cielo de su momento de nacimiento. Podría asimilarse a algo parecido a la tercera vía propuesta por Kant de aplicar la “razón práctica” para comprobar la “razón pura”, porque una Carta Natal es la proyección en dos dimensiones de un momento del cielo que ocurre en tres, y opino que tanto la herencia como el entorno de una persona modulan o adaptan los significados generales teóricos a la situación práctica que es el desarrollo de su vida. Los significados astrológicos siguen siempre las reglas generales de la astrología, no me cabe duda, pero los hechos discriminan su aplicación a la realidad de cada persona en particular. Es lo que hace de cada uno de nosotros una gota del océano perfectamente diferenciada de las demás. La percepción del orden universal pasa por darse cuenta de la responsabilidad de ser únicos dentro de la marea temporal del universo.

Juan Trigo
El Bruc, Marzo 20006