Logo

57 310 253 2436

LAS RELOCALIZACIONES

Por Eric Gille

Cuando se levanta una carta astral, ya se sabe que debemos conocer la hora y el lugar de nacimiento. Desde siglos, la astrología intentó determinar cual era el momento propicio para emprender nuevos proyectos. Trató de ser el dueño de su destino (de negociar con los planetas en vez de someterse a lo que nos prometieron dichos planetas. El astrólogo buscó en el cielo las configuraciones las más benéficas para que las cosas tuviesen éxito.
Si el tema del tiempo en astrología fue abundantemente tratado, no pasó lo mismo con el del lugar, cuando este último desempeña un papel de igual importancia. Cuando se desarrollaron los medios de transportes, fue cuando los astrólogos empezaron a preguntarse si no existía también para cada individuo, un lugar determinado que le fuera más favorable para realizar sus proyectos.

 

A finales del siglo pasado, preconizó el astrólogo inglés Sepharial, en su "Manual de Astrología", de afincarnos donde los planetas benéficos se ubican en el horóscopo. El nativo que tiene por ejemplo la casa IV bastante mal configurada, tendría que dirigirse hacia el Oeste a partir de su lugar de nacimiento si Venus o Júpiter ocupasen el Descendente. Sepharial va aún más allá dando las calidades de la casa donde tiene que vivir el nativo de acuerdo con las características de la casa IV, y del mismo Ascendente.
En su obra sobre las Revoluciones Solares, Volguine preconizó el desplazamiento el día de su cumpleaños con el fin de contrarrestar las influencias anuales maléficas. Es lo que él mismo llamó "Magia Astrológica".
En los años 70 los norteamericanos, Jim Lewis y Ariel Guttman introdujeron por primera vez el concepto de la Astrocartografía. La idea era la siguiente: a cada carta astral corresponden unos lugares en el mundo donde es posible potencializar ciertos planetas con el fin de realizar sus proyectos de vida. Estos dos americanos inspirándose en los trabajos de Gauquelin, observaron que los planetas que se hicieron angulares, después de un cambio de residencia influían notablemente al individuo. Y así sugirió la posibilidad de buscar los lugares del mundo donde cada planeta podía actuar con más fuerza a partir de la carta astral, siendo angular. Gracias a un programa informático, realizaron una proyección en el planisferio de las líneas donde cada planeta se encontraba en conjunción con cada uno de los cuatro ángulos de la carta astral. Así rápidamente, se podían ubicar las regiones del mundo donde un planeta determinado tendría el máximo de potencia. Al mismo tiempo, Michael Erlewine, basándose en los trabajos de Johndro definió la teoría del espacio local. Se trataba de proyectar los planetas sobre el horizonte, usando el azimut y la latitud. Así tenemos un mapa geográfico indicándonos donde hay que dirigirse para buscar las energías de cada uno de los planetas en su carta astral.

Elección del lugar de residencia según la carta natal

Recordémonos que en una carta astral el Ascendente representa el Este, el Descendente el Oeste, el Medio Cielo el Sur y el Fondo del Cielo el Norte. Así la zona entre MC y AS representa la zona entre el Sur y el Este o sea el Sureste, la que se extiende del AS hacia el FC la zona entre el Este y el Norte o sea el Noreste y así sucesivamente.
En primer lugar, para juzgar si es oportuno o no, para el nativo establecerse fuera de su lugar de nacimiento, hay que mirar la calidad de los planetas que ocupan la casa IV, así como los que se ubican en la casa IX. De una manera general, se considera que los benéficos, especialmente el Sol y la Luna estando en la IV y bien aspectados, y los maléficos en la IX indican que el nativo no tiene interés en alejarse de su lugar de nacimiento. Al revés, los maléficos ubicados en la IV indican que tiene que buscar fortuna fuera del lugar donde nació, porque sino le perjudicaría quedarse en aquel lugar.
De la misma forma se considera que un signo fijo (menos Escorpio) ocupando la cúspide de la IV, el nativo podrá establecerse en un lugar determinado y quedarse allí su vida entera. Una mayoría de planetas en signos mutables (sobre todo Géminis y Sagitario) es favorable para cambiar de lugar y llevar una vida de mudanzas. Una mayoría de planetas en signos fijos es favorable para vivir en el mismo sitio la vida entera.
Una vez determinado, en que lugar el nativo tiene que vivir, tenemos que buscar cual es la residencia que más le conviene. Si la IV es un signo cardinal, hay que vivir en un lugar alto. Un signo fijo en una llanura o un valle. Un signo mutable a la orilla del mar.
Hay también que prestar atención al signo que se encuentra en la IV: si se trata de Aries la puerta de la casa tendrá que estar frente al Este, si se trata de Cáncer, mejor que esté al Norte, Libra al Oeste y Capricornio al Sur. Así con el signo de Virgo en la cúspide de la casa IV hay que buscar una casa a nivel del mar, con una orientación Oeste, norte Oeste.
Esta tradición astrológica, es muy parecida a las reglas del "Feng Shui", el cual considera que las condiciones climáticas, atmosféricas y magnéticas difieren de un lugar a otro, y por lo tanto, a cada individuo corresponde un tipo de residencia que le conviene. Así es lógico que la carta astral muestre el tipo de afinidades entre el individuo y su medio ambiente.
Sin embargo, hay que buscar la dirección más adecuada para el nativo, si aparece en el tema natal el hecho de que este último tiene interés en alejarse de su lugar de nacimiento. En un horóscopo hay que dar mayor importancia al regente del Ascendente. Su posición en la carta astral nos indica donde el nativo inconscientemente se dirigirá. Por ejemplo, una persona que tiene un AS Leo con el Sol ubicado en la casa VIII: esta persona se dirigirá naturalmente hacia una zona entre el Sur que corresponde al Medio Cielo y Oeste que corresponde al DS, o sea: el Suroeste, desde su lugar de nacimiento.
Se recomienda también tener en cuenta las posiciones de los planetas benéficos y bien aspectados. Si no lo están, hay que evitar esas zonas porque pueden producir efectos perniciosos. Júpiter en el Medio Cielo por ejemplo, indicará el Sur: en esta dirección el nativo podrá cumplir más fácilmente las promesas de Júpiter de acuerdo con la situación de su carta y según las significaciones naturales de este planeta. Si se encuentra Venus en la VII, dirigiéndose hacia el Oeste, va a poder cumplir más fácilmente las promesas de Venus en la casa VII. Sin embargo, si Venus está mal aspectada por Marte o cualquier otro planeta, es preferible evitar esa dirección porque podría resultar todo lo contrario de lo esperado.

Elección de la relocalización por la Astrocartografía

Una carta de Astrocartografía se presenta en la forma de un planisferio cruzado por líneas curvas y líneas rectas. Las líneas rectas corresponden a las zonas donde cada planeta se encontraría en el Medio Cielo o el Fondo del Cielo, y las curvas los lugares del mundo donde los planetas se ubicarían en el Ascendente o el Descendente. Así a simple vista, se puede determinar e identificar los lugares de la tierra donde cada uno de los planetas se encuentran angulares, entonces la primera pregunta es la siguiente: ¿qué planeta tengo que valorar? Queda claro que la repuesta depende de las motivaciones de cada individuo. El que quiere favorecer su vida sentimental tendrá que establecerse donde Venus se encuentra en el Descendente, el que quiere mejorar su vida profesional elegirá su residencia donde Júpiter o el Sol culminan en el Medio Cielo. En realidad, hay que prestar atención a los aspectos también, es conveniente evitar lugares donde los benéficos mal aspectados se encuentran angulares por una razón sencilla: los malos aspectos van a actuar no solamente en contra del benéfico, sino también en contra del ángulo. Unos pretenden que es conveniente ubicar el Ascendente o el Medio Cielo en el planeta que más aspectos positivos recibe. Se considera también que cuanto más cerca de la línea se relocaliza, más potencia tendrá el planeta. Alejándose de la línea, los efectos se hacen menos tangibles y la influencia estará atenuada. Entonces por esa razón no es oportuno situarse exactamente debajo de un Marte, Urano o Plutón angular, debido a la naturaleza violenta de estos planetas.

Las influencias de los planetas angulares en Astrocartografía pueden ser resumidas así:

Sol: Permite al nativo volverse autónomo, coger las riendas de su destino, imponerse a los demás. Es una excelente relocalización para el que quiere ser reconocido o desempeñar funciones de mando.
Luna: Es el planeta de las emociones y de la inconstancia, no favorece el dominio sobre el mundo exterior. Sin embargo, da popularidad (muchos hombres políticos tienen a la Luna en el MC). Un lugar donde la Luna se encuentra en el FC puede ser elegido para pasar un fin de vida tranquila.
Mercurio: Planeta de la inteligencia y de la comunicación; sus líneas favorecen todas las actividades intelectuales y comerciales.
Venus: En ángulo, favorece la vida sentimental. En el MC ofrece una carrera fácil y agradable, al AS da optimismo, al DS una vida de pareja armónica y al FC un fin de vida agradable.
Marte: Es mejor evitar una relocalización bajo Marte a menos que sea importante la lucha y el combate. Sin embargo, Marte siendo el señor del Ascendente radical, una posición de Marte angular podría permitir al individuo coger las energías que le faltan.
Júpiter: La mejor localización posible para todo lo que atañe al dinero y a los beneficios materiales.
Saturno: Si no se busca aislamiento, reflexión o una cierta forma de madurez, mas vale evitar una relocalización bajo sus líneas.
Urano: Estupendo para llevar una vida activa, fuera de las normas. Según mis observaciones, una relocalización con Urano angular no dura mucho. Es conveniente estudiar el valor de Urano en el radix antes de elegir una relocalización bajo este planeta.
Neptuno: Planeta de las ilusiones. Puede favorecer al que busca una vida mística o artística, pero nunca ofrece ventajas de tipo material.
Plutón: Ofrece oportunidades extraordinarias, según el ángulo donde se encuentra, pero puede igualmente provocar caídas. Normalmente, los que se relocalizan bajo una línea de Plutón experimentan un trastorno en sus propias vidas.

Todo eso, claro tiene nada más que un valor indicativo, teniendo en cuenta la naturaleza intrínseca de los planetas. Antes de elegir un sitio de relocalización, es preciso analizar las fuerzas y debilidades de los planetas en la carta radical así como el carácter benéfico o maléfico por posición, aspecto, regencia etc. En la práctica, buscaremos los benéficos por naturaleza bien aspectados por otros planetas. De la misma manera que tendremos que poner los benéficos en ángulos, trataremos de evitar que los maléficos queden en los ángulos.
En cuanto a las zonas del mundo que no tienen líneas cruzándolas, los especialistas de Astrocartografía consideran que la carta actúa sin favorecer ningún componente. Es una buena opción para los que viven crisis y buscan una vida más tranquila.
Otra opción para una relocalización de naturaleza más metafísica, consiste en buscar el planeta que menos aspectos tiene con el fin de equilibrar el tema natal. Esa teoría fue desarrollada por el canadiense Robert Couteau. Él nombra esos planetas menos aspectados "planetas trascendentales". En este caso, no es cuestión de buscar un sitio que pueda favorecer un aspecto determinado de su vida, sino de armonizar la disposición del horóscopo para tener una vida más equilibrada. Se trata de una búsqueda más bien espiritual, se busca la forma de desarrollar todas las potencialidades del nativo para que vuelva a ser un individuo completo. En otros términos, el objetivo es desarrollar todas las energías del horóscopo que no se manifiestan.

Relocalización y Espacio Local

La teoría del espacio Local empezó a desarrollarse al principio de los años 80. Calcular una carta en Espacio Local consiste en levantar un mapa geográfico para el lugar de nacimiento con los planetas referidos al horizonte. Esa carta corresponde a la vista de la posición de los planetas que uno podía tener en el espacio a la hora de su nacimiento. En este sistema, el plano de referencia es el horizonte, sobre el cual se indica la posición de los planetas, usando el azimut y la altitud. El azimut corresponde a la longitud de los planetas referida al horizonte y la altitud corresponde a la latitud de la eclíptica referida a la posición encima o debajo del horizonte. El lugar de nacimiento o de residencia es el punto central de donde salen las líneas de 360°, que llamaremos "rutas" para distinguirlas de las líneas de Astrocartografía. Esas rutas son las direcciones de los planetas. Así nos posicionaremos en el punto de vista del observador y determinaremos las direcciones que hay que seguir para ir al encuentro de los planetas de la carta natal. Así este tipo de mapa nos enseña donde el individuo tiene que dirigirse, independientemente de la distancia, para coger las energías de tal o cual planeta.
Este sistema es análogo con lo expuesto por Sepharial. La diferencia reside en lo que en Espacio Local se consideran los 360°. El que mira por primera vez una carta de Espacio Local se queda sorprendido de constatar que las rutas salen desde una dirección, hasta la dirección contraria. Cuando uno aplica los principios del Espacio Local, se da cuenta que los individuos tienen una tendencia natural a dirigirse hacia las rutas que son favorables para tal o cual actividad. El que se dirige hacia Júpiter tiene una vida financiera satisfactoria y el que se dirige hacia Venus tiene facilidades en el campo del amor y de la diversión.
La carta de espacio local se calcula también para el lugar donde vive el nativo. Es un asunto de perspectiva: si cogemos el caso de un observador mirando la puesta del Sol al borde del mar: los rayos luminosos parecen convergir hacia él. Si se mueve, los rayos siguen apuntándole. Es lo mismo en el Espacio Local: los rayos planetarios siguen al nativo a donde vaya. Eso le permite determinar donde tiene que ir en la ciudad que vive, para favorecer algún tipo de actividad. Si quiere hacer deportes, tendrá que buscar un gimnasio bajo la ruta de Marte, si quiere divertirse, la línea de Venus es bastante indicada etc. En su casa también puede elegir mediante este sistema, donde puede ubicar mejor el despacho, el baño o la cocina.

Ilustración

Para ilustrar la importancia de la Astrocartografía y del Espacio Local, vamos a tomar el tema de una persona de sexo femenino, nacida el 16 de mayo de 1935 a los 20H23 (Hora local), 19H23 GMT. En Dijon, ciudad de Francia (47N19, 5E00): AS, 28°32 Escorpio. Nutricionista de profesión, pasa la mayor parte de su vida viajando por todo el mundo por cuenta de organizaciones internacionales.
Lo primero que miramos en la carta astral es si esa persona tiene interés en quedarse en el lugar donde nació. La IV se encuentra en Piscis. No tiene ningún planeta, pero Saturno en los alrededores de la cúspide de la IV y el encuadramiento del FC entre Saturno y Urano nos deja pensar que el lugar de nacimiento no es nada benéfico para ella. Se confirma por Neptuno el regente moderno de la IV ubicado al final de la IX y Júpiter en la XII. Eso supone la necesidad de desterrarse. El diagnóstico es que la persona tendrá interés en dejar la región donde nació, lo que finalmente hizo. El FC en signo mutable indica que es preferible tener su residencia al lado del mar: hace más de 30 años que tiene un apartamento en el sur de Francia al borde del mar, donde vive, cuando no está viajando.
El Señor del Ascendente es Marte. Ubicado al final de la casa X, la nativa tendrá una tendencia a dirigirse hacia el Sureste del lugar de nacimiento. En realidad, pasará la mayor parte de su vida en África y más precisamente en Burundi, país que se encuentra justamente debajo de la ruta de Marte, al SSE de su lugar de nacimiento.
Los benéficos naturales son Júpiter, el Sol y Venus. Júpiter sugiere el ESE, Venus el OSO y el Sol el Oeste. Sin embargo estos planetas mal aspectados en la carta natal, el pronóstico es reservado en cuanto a una relocalización bajo estas rutas. En realidad, no fue a vivir bajo estas rutas, sino que sólo viajó a esos lugares. Estos viajes resultaron benéficos: bajo estas rutas se encuentran las sedes de las organizaciones internacionales que la contrataron, y le permitieron dejar su ciudad natal: la ONU en Nueva York (Sol), la OMS en Ginebra y FAO en Roma (Júpiter). En la carta del Espacio Local, la ruta de Marte pasa también por la ciudad belga de Ostende, y curiosamente allí nació su hijo (Marte es también regente de la V). La ciudad donde vive ahora en la Riviera francesa se encuentra exactamente bajo la ruta de Marte Señor del Ascendente.
En la carta de Astrocartografía se nota que la línea de Venus culminando en el Medio Cielo pasa por Nueva York, la del Sol por California y la de Júpiter por Irán y Siberia occidental. La línea del Sol culminando en el DS pasa por Bélgica. El Sol es el significador natural del marido en una natividad femenina y no es extraño que su marido sea belga. En la carta radical, todos estos planetas están afligidos, por eso, buscar el lugar idóneo para una relocalización es bastante difícil. Sin embargo, encontrará a su marido en África del este, en la región de los Lagos, muy cerca de donde se cruzan las líneas de Marte al MC y de Venus al DS. Desgraciadamente, Plutón encontrándose angular al DS en la carta relocalizada para Bujumbura en el Burundi no podía ofrecer la estabilidad necesaria para llevar una vida de pareja normal. Además, Urano angular en el FC no facilita la armonía en el hogar. La Luna tiene también angularidad al DS, es regente de la VII del tema relocalizado: así todo se prestaba para facilitar el matrimonio, y por supuesto llegar a un divorcio pocos años más tarde. En cambio, con Marte angular y Venus regente del MC, tuvo éxito en el ámbito social y profesional. En la carta relocalizada, Venus regente del MC se encuentra en la VI (alimentación y servicio): esa configuración describe estupendamente su actividad de nutricionista en una organización humanitaria, y el AS relocalizado en Escorpio sugiere una vida seria orientada hacia su carrera, aunque llena de dudas e incertidumbres.
Al vivir 4 años en Marruecos, el Sol angular en el DS y Júpiter y la Luna en el Ascendente, le permitieron sentirse a gusto en este país. Se nota que en este tema relocalizado, el AS se encuentra en Escorpio (igual que en la carta natal), y según la tradición marroquí tiene el AS en Escorpio. ¿Será la razón por la cual fue el país donde más a gusto se sintió?
En el Sahel donde cumplió misiones por cuenta de unas organizaciones internacionales, tiene a Neptuno en el MC, Mercurio y Quirón en el DS y Saturno en el FC. El trabajo que llevó allí le pareció más difícil que de costumbre, debido a la naturaleza de esos planetas. Con Neptuno, tuvo problemas en cumplir su misión encontrando conspiraciones, desfalco de fondos, etc. en una escala más importante de lo normal en esos países. Con Mercurio se tuvo que enfrentar con sus compañeros en el proyecto, y con Saturno tuvo ganas de volver a su país lo antes posible.
Trabajando en Vietnam, tiene en la carta relocalizada a Marte en el DS. Bajo esta configuración tendrá que enfrentarse a una administración hostil, y su estancia allí estará llena de conflictos.
El planeta más importante en esta carta es Marte, no solamente por ser regente del AS sino porque es el planeta que más aspectos tiene. Es curioso notar que toda su vida, trató de relocalizarse debajo de las líneas y rutas de Marte. Por otro lado, el planeta menos aspectado es el Sol. Si aplicamos las teorías de Couteau, para armonizar sus energías, tendría que irse a vivir a California donde el Sol se encuentra culminando en el MC y la ruta del mismo Sol cruzando esta región. Dice que nunca se sintió atraída por esa región, y es el último sitio en la tierra donde pensaría retirarse. No es nada extraño: el Sol es justamente el planeta que menos aspectos y fuerza tiene.
El interés por las técnicas de relocalización es algo bastante nuevo. Al revés de la astrología eleccional, no fue objeto de estudios profundos, ni siquiera de una difusión amplia. Debido al desarrollo de los transportes internacionales, y sobre todo de la informática (calcular una carta de Astrocartografía necesita muchos cálculos) que permite realizar los cálculos necesarios en un plazo de tiempo razonable.

Ejemplo de una relocalización

Se trata de una señora joven viviendo en Niza, en la Riviera Francesa. Se pregunta si le sería más favorable irse a vivir a EEUU, y más precisamente en Los Ángeles donde pasó una parte de su niñez. Hace unos cuantos años que trata de tener éxito en el teatro de Niza, sin resultado notable. La decisión es difícil para ella: en Niza tiene amigos, familia, y un empleo que le permite subsistir. En Los Ángeles, donde no ha ido desde hace ya muchos años, conoce a poca gente, pero podría conseguir fácilmente una tarjeta de residencia. Nació el 6 de julio de 1972 a las 20H00 HLO (19H GMT) en Colombes, un pueblo en los alrededores de París (48N54, 2E15).
En primer lugar hay que mirar su carta natal. La casa IV se encuentra en Tauro, signo fijo. En principio, esa configuración no incita a la nativa a alejarse de su región natal. Sin embargo, la Luna en la IV y el regente ubicado en un signo mutable indica una inestabilidad de residencia. El regente del Ascendente, Saturno, indica que esa persona se dirige naturalmente hacia el Oeste Noroeste desde su lugar de nacimiento: es decir Canadá y EEUU. Los benéficos son Júpiter ubicado en el Ascendente (Este), el Sol y Venus (casa VII y VI respectivamente) indicando el Oeste. Al final de la casa VII se ubica también Marte, el cual al ser regente del MC podría favorecer la carrera si la nativa iba al OSO de su lugar de nacimiento.
Niza en la carta de Astrocartografía se encuentra muy cercana de la línea Sol/Des: en aquella ciudad, las cosas perteneciendo a la VII podrían verse favorecidas. En la carta de Espacio Local, Niza se encuentra entre las rutas de Neptuno y Saturno (cada una de ellas a menos de cien kilómetros de Niza). Sabemos que Saturno es Señor del AS, y no es extraño que haya seguido esta ruta. Sin embargo, como ya sabemos, Saturno no suele favorecer la vida material del individuo. Podría interesar a la nativa si buscase soledad, tranquilidad, o un cuadro para meditar, lo que no es el caso. La ruta de Neptuno pinta de maravilla el ambiente: proyectos ilusorios e incertidumbre permanente en cuanto a su futuro. Está muy claro que Niza no es el lugar adecuado para desarrollar su personalidad y cumplir su ámbito profesional.
Levantando la carta de Astrocartografía para EEUU, notamos en primer lugar que Los Ángeles se encuentra entre las líneas del Sol y de Venus culminando en el MC, Júpiter culminando en el FC y Plutón al AS. Esa configuración suele favorecer la vida profesional así como la del hogar y de la personalidad. En la carta de Espacio Local, Los Ángeles se encuentra entre las líneas de Venus y de Júpiter. La naturaleza benéfica de estos dos planetas sugiere claramente un grado de bienestar elevado en esta región. Venus relacionada con los placeres y la significación financiera de Júpiter indican a Los Ángeles como el lugar idóneo para vivir y trabajar.
Por supuesto, a la luz de estas consideraciones la nativa se fue a vivir a Los Ángeles. Poco después de su llegada, le ofrecieron un puesto de gerente en un restaurante, con un sueldo más elevado de lo que hubiese podido ganar en su país de origen (gracias a Júpiter). En cuanto a su vida afectiva, con Venus encontró a un compañero con el cual vive ahora. Con Júpiter en el FC de la carta de Júpiter, vive en una casa grande muy cerca de Hollywood, y con Plutón no tiene tiempo para aburrirse: tiene muchos amigos y muchas actividades. Hace varios meses logró conseguir la nacionalidad norteamericana porque considera que su destino está en ese país ¿Regresar a su ciudad natal? ¡Únicamente de vacaciones!

Negociar su carta anual

Alexandre Volguine en su obra "Técnicas de las Revoluciones Solares" aconsejaba desplazarse el día de su cumpleaños con el fin de evitar las configuraciones anuales desfavorables. Este último presta una atención particular a la posición de las casas anuales en las casas natales. Así las influencias de un Ascendente anual cayendo en una casa maléfica, podrían ser corregidas moviéndose hacia el Oeste o el Este el día de su cumpleaños para que caiga el AS en una casa natal más favorable. Un AS en la casa XII de natividad augura dificultades de todo tipo y problemas de salud. Andando hacia el Este el AS se encontraría en la casa I natal, y el pronóstico sería diferente.

Según mis observaciones, hay que evitar las siguientes configuraciones:

Ascendente anual en la XII, VIII, VI o VII del natal (en este último caso por el AS anual encontrarse opuesto al AS natal).
MC anual en la XII, VII o IV (por la oposición a su posición natal).
Las casas maléficas anuales (XII, VIII, VI) fuertemente ocupadas.
El regente del AS en una casa maléfica.
Los maléficos en ángulos.
El AS anual en Escorpio.

Además, se puede así también buscar en la carta de RS el lugar idóneo para favorecer durante el año las ambiciones del nativo. Por ejemplo, si tenemos un stellium de planetas benéficos en la RS, sería aconsejable desplazarse para que se ubiquen estos planetas en el Medio Cielo, pues podría favorecer el ámbito profesional.
No hay que olvidarse de que el tema de RS queda condicionado por el natal. Por esa razón, la RS no tiene porque ser analizada por sí misma, pero sí en relación con el tema radical. Supongamos que un individuo tenga el Sol natal en la casa XII. Si quiere poner el AS anual en la I natal, el Sol se encontrará inevitablemente en la casa XII de la RS. Eso quiere decir que una relocalización de RS no puede ofrecer lo que niega la carta natal. Uno no se puede volver millonario viajando el día de su cumpleaños, si la carta natal no indica esa posibilidad. Sin embargo, aplicando esta técnica es posible contrarrestar durante el año lo que prometió la carta natal, si los resultados son evidentes y tangibles, no sobrepasan la duración del año.
En la práctica, se entiende que la relocalización de RS es por lo menos delicada. Es igual que una carta electiva: hay que tener en cuenta las posiciones planetarias en casas, las regencias, y los aspectos que se forman con los ángulos. Tenemos también que establecer prioridades en los deseos del nativo, porque está claro que no se puede tener todo. Una conjunción de maléficos siempre tendrá que estar en algún lugar de la RS. Una conjunción Marte/Saturno en la VI es mala para la salud: al desplazarse, podría caer en la V o la VII y el nativo podría evitar enfermedades pero encontraría problemas en el ámbito afectivo. Igual que una carta natal o un tema de elección, una relocalización de RS perfecta no existe. A veces la mejor relocalización cae en el mar o en un país donde no se puede entrar por razones políticas, de guerra o lo que sea.
Para ilustrar el asunto de las relocalizaciones de RS, vamos a tomar el ejemplo de un hombre joven, nacido el 9 de agosto de 1976 en Abidjan (Costa de Marfil: 5N18, 4W1) y viviendo en Niza.
El problema fundamental de esta persona es que debe hacer el servicio militar. Recibió una citación para el día 5 de octubre de 1999, y tenía que pasar 10 meses en el servicio militar. Eso significaba para él una pérdida de tiempo y no podía evitarlo. Además, siendo coreógrafo de profesión, buscando ser reconocido como tal, ofreciendo sus creaciones, pero quedaba claro que durante el año en el ejército, no iba a poder hacer nada. Por otra parte, está enamorado de una chica y le gustaría vivir con ella.
Al levantar la carta de RS aparece una primera dificultad: su cumpleaños cae dos días antes del famoso eclipse de 1999 y contiene la cruz nostradámica, Saturno opuesto a Marte, ambos cuadrados al Sol opuesto a Urano. La revolución solar calculada para Niza es catastrófica:

El AS anual en Virgo es un índice de poco libre albedrío.
La VI en la I da el mismo resultado: la VI significa el trabajo obligatorio y eso confirma que va realmente a presentarse al ejército.
Al ubicarse Urano en conjunción de la cúspide de la VI, lo va a pasar muy mal con sus superiores, y va a tener conflictos con su trabajo diario.
El Ascendente anual en la VIII: debilidad del organismo y posiblemente problemas financieros, lo que no es nada extraño, pues durante ese año ganará poco dinero, casi nada, y para sobrevivir va a tener que contraer deudas.
La posición del Sol y de Venus en la XII indica aislamiento, característica de las personas que se encuentran, a pesar suyo, haciendo el servicio militar.

En cuanto a la vida sentimental la XII se encuentra en la VII natal y no tiene a ningún planeta. El regente Neptuno se encuentra en la V (en la XII natal) opuesto a la Luna de RS. Ilusiones en cuanto a la vida sentimental. Dudamos que pueda cumplir sus deseos en el plano sentimental.
Parece clarísimo que Niza no es el lugar adecuado para estar el día de su cumpleaños. Hace falta buscar el lugar donde podría escapar de la mili. Al calcular la carta de Astrocartografía de la RS se nota que el Sol es angular en el MC en Benarés, en la India. Debido a la cruz nostradámica, si se pone el Sol angular, lo van a ser también Saturno, Marte y Urano, lo que puede indicar un año con muchos acontecimientos de todo tipo. En la carta calculada para Benarés:
El AS se encuentra en la X del radical. Ofrece oportunidades en el ámbito profesional. Con Marte muy fuerte por su posición en Escorpio, el nativo tendrá energía para conquistar sus objetivos de carrera a pesar de los malos aspectos que recibe.
El Medio Cielo de la RS se encuentra en conjunción con el Sol, y en la X tiene también a Venus. Esta configuración no corresponde a un año en el ejército. Se supone que si pasa su cumpleaños en Benarés, el nativo podrá evitar el servicio militar.
La VI en la III significa un trabajo en el que necesite viajar. Esos viajes pueden resultar agradables por la presencia en la IX de la Luna y de Mercurio.
La IV en la I con Urano mal configurado supone una inestabilidad en cuanto a la residencia.
La VII en la IV significa el final de una relación afectiva. Además, Saturno en la VII opuesto a Marte regente del Ascendente puede impedir sus proyectos para una vida de pareja. Se puede solamente esperar que la ausencia de aspectos entre el regente del AS y de la VII, el nativo no vivirá mal esa separación.

Desde luego, el nativo pasará su cumpleaños en Benarés. De todas formas aunque no funcione la relocalización para escapar al ejército, por lo menos el nativo habrá estado de vacaciones. Al regresar de su viaje le estaba esperando un correo avisándole que las autoridades militares le eximían del servicio militar.
Además, recibió un contrato inesperado con una compañía de bailarines. Su novia le informó que quería poner fin a su relación. Por razones de trabajo, viajará mucho por España, Alemania y Portugal. Por lo tanto no tiene residencia fija. El año fue muy positivo. Nos preguntamos antes de su viaje a la India que efecto podía tener Urano además del problema de residencia: su padre volvió a casarse sin avisar a su hijo de antemano.
Este ejemplo es bastante concreto y muy revelador de la eficacia de la relocalización de la revolución solar. Se percibe como uno puede modificar su destino en principio inevitable. En este caso, no se puede hablar ni de autosugestión, ni de cualquier estado psicológico. Tampoco se puede decir que no se sabe lo que hubiera ocurrido si esta persona se hubiera quedado en su lugar de residencia en vez de viajar. Quedándose en su lugar de residencia, está claro que esta persona hubiese tenido que ir al servicio militar. Por haber viajado, no solamente se escapó de esta obligación, sino que también pasó un año fructífero, sobre todo en su vida profesional.
Por otro lado este caso demuestra de manera indudable que la Revolución Solar no tiene que estar calculada según el lugar de nacimiento ni de residencia sino en función del lugar donde se encuentra físicamente el nativo. Si se mira a la RS levantada para Abidjan se ve que tampoco tiene un año agradable con una mayoría de planetas en la XII.

Perspectivas

Si no tenemos dudas en cuanto al interés de las relocalizaciones en astrología eleccional, sería interesante seguir adelante las investigaciones. Ningún estudio estadístico se ha hecho todavía en cuanto a la comparación entre progresiones y tránsitos sobre una carta natal y una carta relocalizada.
Otra perspectiva interesante sería la rectificación por mapas de Astrocartografía y Espacio Local. Por supuesto sería cuestión de usar estas técnicas como indicador complementario de otras, como la trutina, las progresiones y los grados monómeros. Esas investigaciones necesitan desgraciadamente mucho tiempo, y la colaboración de astrólogos de otras latitudes, disponiendo de tiempo e interés en estas técnicas. Con este tipo de trabajo experimental, la astrología podría volver a ser una ciencia reconocida como la medicina o la psicología. Recordemos que transcurrieron 25 siglos entre la intuición de Demócrito y la utilización de la energía nuclear. Estos 25 siglos fueron necesarios para que las condiciones técnicas fueran reunidas para explotar las teorías atómicas.
Si la astrología es una herramienta para determinar la personalidad de un individuo, puede también ser una herramienta para mejorar su destino. Igual que la medicina, la astrología es al mismo tiempo una ciencia y un arte. Un arte porque depende de la capacidad del practicante, una ciencia porque reivindica bases científicas. Esos principios de astrología activa no son nada, sino una meteorología que permite al individuo navegar entre los escollos de su destino. La meteorología no es una ciencia exacta porque falta a los meteorólogos una visión global del funcionamiento del clima. Pero no impide al meteorólogo pronosticar calor, lluvia o tempestad y cada uno de nosotros toma esos pronósticos en cuenta en su vida cotidiana. ¿Por qué no sería igual con la astrología?